domingo, 28 de noviembre de 2010

Norte


Contrario a lo que  pensaba, se puede echar de menos la luz y el continuo olor a humedad. Caminar y encontrar rosotrs conocidos en las esquinas. Oír tiempos simples. La meseta ahoga

sábado, 27 de noviembre de 2010

A veces tengo la sensación de que mis pensamientos no me pertenecen. Como si alguien ajeno a mi los hubiese metido a presión, como si mis ideas, mis recuerdos fueran restos de otros. Esto de la cultura de masas, el continuo contacto, el intercambio. Como si de forma inscosciente se me anidaran palabras, expresiones, gestos que no son mios y que de serlo apenas existiría una fina línea que me permitiese diferenciarlos. Como si todos formásemos parte de uno pero de forma jodidamente contradictoria nunca uno parte de todos.
 Desaría poder vaciarme y así poder llenarme sin ningún prejuicio ni miedo a nada, ni nadie. Pero supongo que esta es la gracia del juego, poder llenarte sin borrar nada del formato anterior, como un puzle que espera solo unas piezas determinadas, algo así como la especificidad de las enzimas; una enzima para cada sustrato. Solo espero no desnaturalizarme antes de tiempo y al fin, reaccionar, químicamente hablando ,por supuesto.

domingo, 21 de noviembre de 2010


" el sol lo han hecho sus jirones que saben lo que vale un beso, que saben todo y más de tenerse en pie de la soledad"
Un beso es lo que tu quieres que sea. Puede ser lija y también terciopelo. Puede ser raíz y también caricia. Puede ser un acércate que necesito sentirte y un fóllame que ya no puedo soportarte. Un pero sabes que no y también un tímido quizás.
Los besos a veces son agua y otras…sed. Lo único claro es que hay que arriesgar para saber la respuesta… correcta o no.

jueves, 18 de noviembre de 2010

Jodida y radiante

Tengo miedo de verte



necesidad de verte


esperanza de verte


desazones de verte






tengo ganas de hallarte


preocupación de hallarte


certidumbre de hallarte


pobres dudas de hallarte






tengo urgencia de oírte


alegría de oírte


buena suerte de oírte


y temores de oírte






o sea


resumiendo


estoy jodido


y radiante


quizá más lo primero


que lo segundo


y también


viceversa.
 
M. Benedetti

sábado, 13 de noviembre de 2010

Con la miel en los labios..

Tenía tantas ganas por comerte el mundo, que al final siempre era él quien terminaba comiéndote a ti. Buscabas principios pero al final siempre acababas dando con fines idénticos uno tras otro. Te quedabas al final, como siempre, con la miel en los labios, sin arriesgar ni un cm, sin variar , ni una monótona hora de cada día. Por más que te gustaba su sonrisa, fruncías el ceño para ti como último gesto del día y murmurabas hacia dentro , eso de " corazón coraza" ante tus escasas, ganas, intentos, deseos, de dar un paso más, de cambiar(te)(le) por un instante la rutina. Un apunto siempre a punto, una f de fracaso, un a medias en medio, un eterno esperante que no espera a nadie, salvo que alguien más, por alguna remota casualidad ( como no puede ser de otra forma) le espere. Pero ,sabes, perfectamente, que nadie espera, porque siempre se llega tarde a cualquier sitio, a cualquiero lugar, momento; porque este es un mundo vertiginoso, de valientes, y hasta que no quieras tu siempre seguirás siendo una cobarde que intuye desde la última fila en standbye.

miércoles, 10 de noviembre de 2010

A salvo

La sangre corría calle abajo, aún fresca. La lluvia y el viento azotaban aquella fría madrugada. No recuerdo por qué lo hicimos, todo comenzó como una broma, una estúpida apuesta entre imbéciles.
Se nos cruzó en el camino y se nos antojó frágil envuelta en aquellas telas. Caminaba con paso ágil y tímido, sin apenas levantar sus ojos del suelo, como si sus pies no pudieran encontrar el camino. Entonces pasó a mi lado, aún intento escaparme cada noche de aquellos ojos increíblemente negros y del olor a azahar que desprendía.
Supongo que el precio de la cordura estaba en los litros de alcohol que corrían en vena, el precio de nuestra conciencia aún está en demolición.
La molimos a palos para poder ver su sonrisa tras el velo, ahora ella se ha quedado con las nuestras.
Ni siquiera he podido quitarme la sangre de las manos 15 años después. Está impregnada bajo la piel, peor que una cicatriz, peor que el sabor de los besos.
El gentío lo adormecía..Lo había intentado pero no podía… La conciencia tenía más valor que la vida. Se pegó un tiro y se dejó morir. Sólo en esa fracción de segundo se sintió, al fin, humano. Estaba a salvo.

lunes, 1 de noviembre de 2010

Sinfonía de la muerte

 A pesar de todo lo ocurrido, sigo pensando lo mismo que escribí hace dos años:

No me gustan ni el día de los difuntos, ni el dia de los enamorados, cabos de año, etc...






El que echa de menos, con el corazón , lo hace todos y cada uno de los dias del año.Y las lágrimas se deslizan bajo la piel, sin que nadie mas que nosotros mismos lo sepamos,marcando el ritmo.



El que quiere . el que respira y siente, el que considera que alguien es estrictamente necesario para él,que acelera su pulso y hace temblar sus lágrimas..está enamorado cada instante.





No hablo de flores ni velas, ni de anillos o bombones. Hablo de instantes sin gestos, ni palabras. Cuando el corazón da un vuelco, se detiene, aprieta y estrangula a la razón; tres segundos, y despues decide seguir bombeando.Una vez más y siempre...













No creo que esa gente se merezcan un dia. Se merecen cada dia de los 365 del año.

Se quiere cuando se puede y se llora cuando ya no se aguanta más.





La sinfonía de la muerte resuena hoy en mis oídos, lo hace y hará siempre...