domingo, 28 de noviembre de 2010

Norte


Contrario a lo que  pensaba, se puede echar de menos la luz y el continuo olor a humedad. Caminar y encontrar rosotrs conocidos en las esquinas. Oír tiempos simples. La meseta ahoga

No hay comentarios:

Publicar un comentario