sábado, 18 de diciembre de 2010

Despellejo

Porque por qué no decirlo. Hay veces que la piel se tensa tanto que parece que fuese a estallar si tan solo un solo dedo más rozase su superficie, si alguna mano valiente se aventurase a acariciar, de la misma forma que mecen las miradas.
Porque un dedo más la haría requebrajarse y solo un dedo más la fundiría hasta expandir sus fronteras entre un ser y otros. No te confundas no te estoy hablando de la fusión de las almas ni otros cuentos para no dormir. Solo hablaba de sexo de la única forma posible que puedo concebirlo, como límite de contradicciones.
Entre lo obsceno y lo pulcro; virgen. Violencia y suavidad. Entre  tu yo escasamente conocido y un otro  casi desconocido. Gemir y suspirar. Subirte al limbo y descenderte hasta donde pierdes las verguenzas. Un dar y tomar prestado.
Porque lo que no sabes es que cuando tu piel estalla alguien esta en cada uno de tus poros para empaparse de ti, de lo que quieras compartir. Caí en la cuenta de que es hora de dejar de pedirle al mundo y darle algo de mí de una vez.

viernes, 10 de diciembre de 2010

Curioso, muy curioso..

Es curioso como me sorprendo riendo para mí cuando descubro en los bolsillos viejos billetes de autobús.
Es curioso como las palabras que no dijimos, los tiquets que no tiramos, los acordes tantas veces desafinados son los que nos llevan a casa.