viernes, 10 de diciembre de 2010

Curioso, muy curioso..

Es curioso como me sorprendo riendo para mí cuando descubro en los bolsillos viejos billetes de autobús.
Es curioso como las palabras que no dijimos, los tiquets que no tiramos, los acordes tantas veces desafinados son los que nos llevan a casa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario