miércoles, 4 de mayo de 2011

Ojalá pudiera quitarte tu dolor, ojalá pudiese tener la voz y los brazos para darte unas fuerzas que no encuentro ni en mi , darte alguna razón para entender lo inentendible. Donde esta el camino de vuelta. Donde estan las reglas que rigen este juego macabro. Ojalá pudiera tantas cosas, pero no puedo. No puedo más que decir que te seguiré a cada paso a miles de kilometros. Ojalá existiesen más palabras, palabras que sirviesen para las situaciones en las que nadie sabe hablar, que nadie puede hablar, palabras que quitasen el dolor , que abrazasen en la distancia y devolvieran el ritmo cardiaco pero no las hay y me engaño pensando que sí porque no quiero entender que nadie ni nada puede cambiar lo ocurrido.
Porque sé como miras a las cosas con otra luz que nadie tiene, como pasas por encima de todo llenando pero acariciando , pero me es inimaginable como lo harás ahora.
Pero a pesar de todo, no tengo ninguna duda de que lo harás, de que tú sí seguirás quitando dolor, porque siempre haces esas cosas que nadie más puede hacer.